La historia (en minúsculas) en la pared

La historia (en minúsculas) en la pared

Os voy a narrar una pequeña historia sobre como la ayuda entre personas puede crear algo muy bonito, el sueño de Luís Puicerdús. Dejadme llevaros un poco atrás en el tiempo, a una época en la que en nuestro barrio había fiestas con tiovivo, la gente criaba gallinas en el patio de su casa y los chavales jugaban a meterse goles donde hoy discurre la M-30. De paso conoceréis el porqué de la decoración en blanco y negro de las paredes de Docamar.

Nuestro protagonista, el escritor Luís Puicercús, fue el autor de Ventas-Ciudad Lineal en el recuerdo (Ediciones Nova), un libro que cuenta la historia reciente del barrio narrada por sus protagonistas, vecinos longevos, y recopilada a lo largo de más de diez años. El libro está organizado por calles y se describe cada vía de principio a final, primero una acera y luego la otra. Para darle ritmo se intercalan algunos textos sobre otros temas: profesiones, berbenas, el cementerio, los tejares, los tranvías, juegos de época y otros. Cada calle del barrio tiene sus curiosidades: cambios de nombre según los tiempos; locales y tiendas; gente que vivía allí con sus nombres y motes; anécdotas y detalles, algunas realmente legendarias. con un aspecto muy visual donde a través del nombre de las calles y sus ilustraciones, puede verse ese tiempo del que os hablaba.

El libro, que supera ya las 9 ediciones, tuvo tal éxito y tan buena fue su acogida que fueron muchas la personas que siguieron aportando fotos y testimonios y no quedó más remedio que publicar una segunda parte del libro, esta vez a modo de album de fotos, de hecho su título lo dice: Album de fotos – Ventas y Ciudad Lineal 1900-1960. No me he dedicado a contar las fotos que aparecen entre los dos libros pero bien podríamos hablar de cientos, muchas de ellas a las que solo les falta hablar y que nos cuentan “esa historia con minúsculas”, la de las cosas cotidianas, y que son un pequeño tesoro que hubiese quedado olvidado en un cajón y, con el tiempo, hubiera desaparecido.

Muchas de las fotos están colgadas en las paredes de Docamar. Luís se las cedió con la idea de que hubiese en el barrio un lugar donde vecinos y visitantes puedan disfrutar de esas viejas imágenes en blanco y negro, sentir la ternura y afecto que se esconden tras los retratos y estampas familiares y soñar con los paisajes irremediablemente perdidos de los viejos tranvías, las huertas y los tejares a orillas del Abroñigal, las vaquerías, los merenderos …

Por cierto, el libro sigue a la venta en Papelería Maire Richard en la calle Alcalá 339, en la misma plaza de Quintana frente a Docamar.

pelirroja-encabronada

Eva Escribano, Pelirroja Encabronada, es bloguera y escritora

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.