Más de 50 años de historia

Nuestra especialidad, las bravas!

El Docamar que conocemos se abrió en 1963 pero bien podríamos decir que sus orígenes se remontan al Bar Donato que el abuelo abrió en 1927 en la calle Galileo esquina Rodríguez San Pedro de Madrid, y es por esa razón que el nombre de Docamar esté construido con las primeras sílabas de Donato Cabrera Martínez.

El Donato era una pequeña taberna muy castiza, del estilo de esos locales centenarios que aún se pueden ver por algunos barrios del Madrid más antiguo donde los zócalos eran de azulejo pintado, se tomaba el vermú en apoyado sobre una barra de estaño, se jugaba la partida de tute a la hora de la siesta y se retransmitía el partido por la radio. 

Jesús Cabrera dirigió Docamar desde 1963 hasta 1998

Aunque el Donato siempre fue un lugar muy concurrido y gozaba de éxito en el barrio, los hijos, que se habían criado tras el mostrador desde bien niños,  quisieron emprender su propia aventura y abrieron el Docamar que todos conocemos.

Se inauguró el mismo día del Padre de 1963 y desde sus comienzos lo dirigió Jesús Cabrera, el mayor de los tres hijos de Donato, hasta que se jubiló en 1997.  Suyo es el mérito de nuestra famosa receta de patatas bravas y de que actualmente seamos una de las barras más concurridas y emblemáticas de este lado de Madrid.

Actualmente es Raúl Cabrera, nieto de Donato y sobrino de Jesús, quien está al frente del establecimiento y somos más de cuarenta personas entre cocineros y camareros los que formamos parte de la familia Docamar.