Cumple tu sueño: hazte Crítico Gastronómico en un día.

crítica gastronómica

Cumple tu sueño: hazte Crítico Gastronómico en un día.

Olvídese de caros cursos de cocina que duran muchas horas y le quitan tiempo de estar con la familia. Diga NO a la formación en una carrera o ciclo formativo entre fogones, hoy en Corazón de Patata le vamos a facilitar las pautas para convertirse en Crítico Gastronómico en sólo 6 sencillos pasos y sin tardar más de 24 horas. Manténgase atent@ a esta publicación porque en lo que dura la publicidad de su programa favorito usted será recompensad@ con la más alta condecoración: el poder aconsejar a otros donde ir o no a comer.
Ejemplo:

Paso 1: Atavíese con sus mejores galas. Pantalón largo, chaqueta y corbata para el caballero (vale la que le regalaron las pasadas Navidades); Vestido de fiesta, tacones y tocado a lo Grace Kelly para ellas. Perfúmese (asegúrese, en este paso que el perfume dispone de regulador o difusor ya que si no se embriagará y su olfato no le dejará apreciar los olores de la comida). Mírese al espejo repetidamente y si observa que su aspecto no es el de un espía años 80 tipo James Bond o Nikita con el cuál nadie le pueda reconocer y que a la vez impresione cuando llegue al establecimiento: cámbiese de ropa.

Paso 2: “Entrada Triunfal”. Debe entrar en el establecimiento con paso firme y seguro, sonrisa enigmática en la cara, ajustándose el nudo de la corbata o colocándose el pelo así como quien no quiere la cosa, transmitiendo a quien le pueda mirar que usted es una persona importante. Acto seguido observará como la gente abre mucho los ojos a su paso y giran sus cabezas para cuchichear con el de al lado: “¿Has visto quien ha llegado?•.

Paso 3: Tome asiento; hacia atrás, con elegancia en la silla (ver videos sobre como lo hacía Clint Eastwood al entrar al Soloon o como Meryl Streep lo hace, le puede ayudar), lea la carta del restaurante varias veces. Sujete la carta con la mano izquierda y con la derecha acaríciese el mentón sin dejar de ladear la cabeza repetidamente. Si antes no llamó la atención de los que estaban a su alrededor, le aseguramos que en este paso la expectación sobre su persona será notable. Recuerde en todo momento que su opinión será el detonante de que otras personas acudan al local y que sobre sus hombros recae la responsabilidad de hacer una buena o mala crítica como ya hizo cuando cenó en el Palace con los Martinez Bordiú o en El Bulli con los Preysler-Boyer. No puede ser compasivo/a; recuerde que ya ha cenado en los mejores restaurantes y con más Estrellas Michelín de España.

Paso 4: Chasquee los dedos para que un camarero acuda raudo y veloz a atenderle. Si ve que tarda, repita la acción. No importa que el local esté lleno, que haya sido usted el/la último/a en llegar o que piense que nadie le ha reconocido al entrar: todos saben quien es usted y si aún no tiene a un séquito de camarer@s en su mesa es porque se sienten atemorizados ante su presencia. Cuando con su actitud haya demostrado su malestar por no ser el ombligo del mundo pida la comida. Saboree, como si entendiera, su copa de vino y siéntase satisfech@ de ser protagonista.

Paso 5: Si la comida no aparece en la mesa según la ha pedido, por arte de magia, tiene derecho a ponerse muy nervioso. Cuando la comida esté en su mesa primero ponga cara de “huelepedos” (el término correcto sería desaprobación profunda por una desagradable sorpresa ), acto seguido, con su tenedor vaya picoteando de un plato a otro, tomándose tiempo para saborear la comida (recuerde que las 5000 personas que hay en el restaurante tienen el corazón en un puño esperando su reacción y que probablemente ese “triquitriqui” que suena son las piernas del camarero que teme terminar en el paro si no le ha atendido bien). Una vez degustados los condumios ponga su cara de póker: la que pone cuando su pareja le dice de ir a pasar las vacaciones de verano en Benidorm con los suegros. Que nadie sepa qué está pensando. Pida la cuenta, abone y salga del establecimiento.

Paso 6: Ya en casa encienda su ordenador y entre en Tripadvisor.com. Una vez en la página teclee el nombre del establecimiento y cumplimente los pasos que aparecen en la foto. No tema en criticar a los camareros, las 5000 personas que había también cenando no son más importantes que usted y el que puedan reprender a algún empleado a usted le debe dar igual. Si el vino que tomó por 2,50€ es el mismo que probó en Ibiza y por la cual pagó gustosamente 6,00€ no dude en decir que el vino es malo y caro. Si el tamaño de la ración no se asemeja al de una buena mariscada en el Puerto de Vigo, debe poner que la comida era escasa. Si el establecimiento parecía la Playa de Magalluf en pleno Agosto por que era un fin de semana y estaba a tope no lo dude, quéjese porque usted tiene derecho a que le construyan en el acto su propio reservado donde nadie le moleste…

Notas:
-Los camareros no pueden tener un mal día u olvidarse de nada ya que por algo hace 20 años se les implantaron chips de memoria y una batería de larga duración que les hace actuar casi como autómatas.
-El coste de la vida en una ciudad como Madrid ronda el de los establecimientos de comida asiática y/o basura. Todo a 1 euro. Si le cobran más ponga el grito en el cielo.
–Las experiencias deben ser siempre “superhipermegaVIP” , no hay cabida para los errores, malos días…

¡Enhorabuena! Ha superado con éxito nuestro curso en 6 pasos para ser Crítico Gastronómico. Ya puede descargarse desde Internet su título sin ninguna acreditación.

Plantéese que la vida está para disfrutar, ser humilde y aceptar que no todos somos perfectos, que todos tenemos malos días, fallos y nos esforzamos en mejorar. Tomémonos la vida lo mejor que podamos, sepamos aceptar los errores propios y de los demás y si tenemos que dar una colleja a alguien hagámoslo con el toque y la dulzura de una amante madre. Que las buenas críticas animan al hostelero a seguir en el buen camino y que las malas ayudan a mejorar pero duelen.

pelirroja-encabronada

Eva Escibano es boguera y  su nombre de guerra es Pelirroja Encabronada

Tags:
Sin comentarios

Lo sentimos, nos se pueden hacer comentarios por el momento