Docamar, un bar sin complejos

Docamar, un bar sin complejos

botella-salsa

Usted, que es cliente habitual de tantos años, ¿no se ha fijado nunca en el diseño de nuestra botella de salsa brava? ¿no le resulta familiar?

Estoy segura de que algunos de ustedes ya habrán adivinado a qué marca de licor pertenece este característico diseño; para los que aún se anden preguntando qué tiene de especial, decirles que su historia está casualmente ligada desde sus inicios a nuestro restaurante. Quédese con una fecha: 1963. Aquel año Docamar empieza su andadura como establecimiento hostelero y empieza a comercializarse el primer whiskey español, ese en el que están pensando, fabricado en Segovia para gente sin complejos por el español Nicomedes García Gómez.

El tamaño manejable del DYC de tres cuartos y su tapón de rosca normal, al que se practica un pequeño orificio, resultan perfectos para derramar de manera cómoda la salsa sobre las patatas humeantes, de modo que la botella reciclada se ha convertido en una de nuestras señas de identidad. Hasta tal punto nos sentimos unidos a la marca que celebramos nuestro 50 aniversario con una excursión a la fábrica-museo que tienen en Palazuelos de Eresma.

Con la moda de las bebidas premium y el postureo del gin tonic, nuestros clientes sin complejos que le daban al DYC están eligiendo otras bebidas y el autoabastecimiento se nos ha complicado mucho. Nos hemos dirigido infructuosamente a la empresa propietaria en varias ocasiones para tratar el asunto (cosas que suceden cuando una empresa pequeña es absorbida por una multinacional) y es gracias a la ayuda de algunos clientes y establecimientos amigos que, de momento, somos un bar sin complejos para gente sin complejos.

Por Patxi Melgarejo, pintora y bloguera

Sin comentarios

Lo sentimos, nos se pueden hacer comentarios por el momento