El efecto globalización: de Bangalore (India) a Docamar

efecto-globalizacion

El efecto globalización: de Bangalore (India) a Docamar

Hasta hace 10 años no se podía encontrar en la red ninguna información acerca de Docamar.

Llevábamos abiertos más de cuarenta años pero apenas se nos conocía más allá del barrio.

Eso empezó a cambiar cuando en 2005 nos sacaron en un reportaje para una sección gastronómica de la revista METRÓPOLI que acompaña al periódico EL MUNDO los viernes. Al periodista le acababan de encargar la sección de Tapas y como había sido cliente y vecino de siempre, se le ocurrió empezar con nosotros.

Otro momento estelar en nuestra carrera mediática fue un artículo muy curioso, Spain’s Obsessions with Patatas Bravas, donde se analizaba el extraño fenómeno culinario de las patatas bravas en España. La prensa española se hizo eco rápidamente de la noticia y, como somos especialistas en la materia, salimos hasta en la tele, en Madrid Directo de Telemadrid.

Pero lo mejor que nos ha pasado comenzó cuando a Thomas Owain, un reportero freelance inglés afincado en Valencia que trabajaba para la revista internacional CNN TRAVELLER MAGAZINE, le encargaron un artículo sobre los mejores lugares para tapear en Madrid, y Docamar fue uno de los locales seleccionados.

Este reportaje llegó a las manos del jefe de Aji Joseph, un cheff indio de la India que dirige la cocina del restaurante Zara en Chennai y Kolkata. Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y como Aji Joseph se encontraba disfrutando de sus vacaciones en Francia, su jefe le encomendó la tarea de viajar a Madrid para recorrer los lugares que recomendaba el artículo y ampliar sus conocimientos sobre la cocina española.

Aji Joseph contactó con Raúl, que le descubrió los entresijos del Docamar y se ofreció a acompañarle en su gira gastronómica por el Madrid de las tapas. Y os voy a contar un pequeño secreto: en agradecimiento, Aji Joseph le regaló a Raúl una botella de Moet Chandon que fue abierta para pedirle la mano inesperadamente a la que ahora es su mujer, Virginia, durante un fin de semana romántico en un alojamiento rural en Almagro (Ciudad Real).

De nuevo, esta es la prueba de cómo las historias de distintas personas se entrelazan en el tiempo y en el espacio, debido a una mezcla de azar y necesidad, que hace que merezca la pena poner lo mejor de cada uno en cada encuentro que vivimos en este camino lleno de baches que es la vida.

La amistad entre Raúl y Ají continúa gracias a Facebook y queda aún pendiente el regreso de Aji a Docamar para intercambiar conocimientos culinarios. Quién sabe si en el futuro nuestra famosa salsa brava termine llevando curry o se pueda degustar en la India. Les invito a brindar por los encuentros inesperados, por los viajes de ida y vuelta, y por los regresos largamente esperados…

Por Patxi Melgarejo, bloguera y pintora

Sin comentarios

Lo sentimos, nos se pueden hacer comentarios por el momento