Un plato con historia

brava

Un plato con historia

De vez en cuando nos pregunta alguien si hemos reducido el tamaño del plato donde servimos las patatas bravas -preferimos pensar que son clientes muy satisfechos se quedaron con ganas de más- pero la verdad es que siempre hemos utilizado el mismo, un modelo de Cerámica Industrial Montgatina.

Lamentablemente la crisis no entiende de efemérides y Montgatina, una fábrica catalana fundada en 1935 que llegó a ser proveedora de vajillas de varias familias reales europeas y reputados restaurantes de lujo -entre ellos el mismísimo Bulli de Ferrán Adriá- tuvo que echar el cierre el día de nochebuena de 2010, cuando debería celebrar sus 75 años.

La línea de vajillas de Montgatina era bastante amplia y estoy seguro de que nuestro modestísimo modelo de plato no ha vestido jamás la mesa de ningún príncipe austro-húngaro ni serviría para presentar la tortilla deconstruida en El Bulli, pero nos ha acompañado tantos años en Docamar que nos costaba renunciar a él.

Hicimos acopio de los restos que les quedaban a nuestros proveedores habituales y anduvimos rebuscando por internet unidades perdidas, hasta que llegó un momento en que tiramos la toalla. Muy a nuestro pesar, había llegado el momento de cambiar de plato.

Pero gracias a las cosas del destino y a la globalización, en Docamar seguiremos sirviendo las patatas bravas en los platos de siempre. Nos acabamos de enterar de que alguien ha decidido seguir fabricando los modelos de la fábrica desparecida en algún recóndito país y el mercado vuelve a estar abastecido.

-Raúl Cabrera-

Tags:
Sin comentarios

Lo sentimos, nos se pueden hacer comentarios por el momento